viernes, 10 de febrero de 2012

Galletas holandesas de mantequilla (zandkoekjes)

(recept in het Nederlands >> helemaal naar beneden scrollen)

Estas galletas las probé cuando las trajo el niño una vez de una fiesta de cumpleaños. Al parecer habían hecho galletas como súmmum de la festiva ocasión (hay que ver cómo cambian los tiempos... Si en mi época nos hubiesen puesto a hacer galletas en una fiesta de cumple... ¡ardía Troya!) y se traían el resultado en una bolsita de plástico con alguna otra chuchería.

En cuanto me zampé la primera supe que tenía que preguntarle a la madre del niño por la receta, así que me lancé en picado al día siguiente, cuando la vi en el patio del cole a la salida de clase. Esa receta tenía que ser mía... MÍAAA. Qué le vamos a hacer, mí la genética y la naturaleza no me han obsequiado con un gusto por los brotes de alfalfa, los palos de zanahoria o los bloques de pepino. No lo puedo evitar: mis papilas gustativas se exaltan de gozo al contacto con el azúcar. En vista de mi emoción desbordante, la madre del otro niño se apresuró a pasarme la receta, no fuera que me fuese a dar una apoplejía o algo, y aquí os traigo el resultado:


Se llaman "zandkoekjes", que quiere decir "galletas de arena", no tengo ni idea de por qué pero puestos a dejar volar la imaginación la masa se parece un poco a una bola de arena mojada, muy compacta. No hace falta extenderla con el rodillo de amasar, es como plastilina, se aplasta un poco con la mano y ya se le puede meter el cortapastas, lo cual es una gran ventaja a la hora de tener a niños pequeños de pinches o ayudantes. O simplemente como yo, tenerle alergia al rodillo de amasar, que no me extraña que le hayan sacado utilidades alternativas tan apasionantes como recibir con él en mano al pariente cuando vuelve del bar con una copita de más y tal. En fin, que luego me dicen que siempre cuento batallitas, a lo que iba, que aquí os dejo la receta.

Teniendo en cuenta que la receta es original holandesa os la pongo en español y también tal cual me la pasó Irna, la madre del niño en cuestión (que no creo que me lea porque ella de español no creo que llegue ni al hola, pero como nunca se sabe las vueltas que da la vida... pues eso, que aquí queda dicha la mención). Como tributo a la suave y aterciopelada lengua neerlandesa, y por si pasa por aquí una holandesa buscando la receta de las zandkoekjes, pues oye, no la vamos a dejar con las ganas. Porque yo veo a veces en el apartado este de estadísticas del blog, en los dibujitos estos que parecen un electrocardiograma, que a veces visitan el blog elementos holandeses buscando probablemente la receta que corresponde a las palabras nativas que yo dejo caer aquí y allá de vez en cuando y se quedan con 3 palmos de narices. Lo dicho, que no se quede nadie con las ganas, ahí va la receta en versión bilingüe:


Ingredientes:

250 gramos de harina
1 sobre de azúcar vainillado (8 gr)
100 gr de azúcar
125 gr de mantequilla
1 huevo

Así se hace:

Mezclar todos los ingredientes y amasar hasta conseguir una pasta lisa. Estirar la pasta sobre una superficie enharinada hasta conseguir un espesor de 1 cm más o menos. Cortar las galletas con un vaso o un cortapastas.
Colocar un papel de hornear en la bandeja del horno. Precalentar el horno a 200º C y dejar las galletas unos 15 minutos (esto es lo que dice la receta, pero como ya he comentado más veces, mi horno es hiperactivo y en 12 minutos ya estaban los bordes un poco quemados)

Ingrediënten:

250 gram bloem
1 pakje vanillesuiker
100 gram suiker
125 gram roomboter
1 ei

Zo maak je het:

Meng alle ingrediënten en roer/kneed alles goed tot een glad deeg. Rol het deeg uit tot een dikte van 1 centimeter. Het is raadzaam om eerst wat bloem op het werkblad te strooien, zodat de koekjes goed los kunnen komen van het blad. Snijd de koekjes uit met een vormpje op glas.
Vet een bakplaat in (of leg er bakpapier op) en leg de zandkoekjes er op. Bak de koekjes 15 minuten in een oven van 200 graden C.


3 comentarios:

  1. Yo... invitar... si tú estar cerca :)))

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me la apunto! Me ha gustado eso de lo fáciles y sin rodillo, que cuando se va con prisas, todo no puede ser y si además están buenas, perfecto!

    ResponderEliminar